Cuida cómo te ven

La Real Academia Española dice que estereotipo es la “imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable”, específicamente, los estereotipos de género son las ideas que tenemos de los roles y características que las personas debemos adoptar según el sexo con que nacemos. Son reflejos vagos de la realidad que perpetuamos a lo largo de los años pensando que son inalterables y que si los rompemos, perderemos identidad o aceptación. El ser humano es sociable por naturaleza, por lo que preferimos mantener estos estereotipos para vivir en sociedad antes de ser rechazados por romper el paradigma.

Para lograr esta identidad es que nos enseñan desde pequeños que el rosado es para niñas y el celeste, para niños. Los niños no pegan a las niñas, pero sí a otros niños para defenderse. Las niñas no deben decir lisuras y deben ser delicadas. Los niños no deben sentir miedo porque nacieron para proteger. Las niñas pueden llorar porque son más frágiles. Cuando crecen, los niños ya no deben parar solo con hombres, deben buscar una chica para que no duden de su sexualidad. Las chicas no deben salir con demasiados chicos, si no, van por mal camino. Los chicos deben cuidar su vocabulario para no parecer demasiado sensibles. Las mujeres no deben ser demasiado impasibles, pues nunca pueden perder esa sensibilidad que las hace femeninas. Los hombres deben hacerle notar a su pareja (sobre todo ante los demás) quién es el que manda, porque le enseñaron que los hombres son valientes y siempre mandan. Las mujeres no reclaman, solo asienten y aceptan. Los hombres son seres instintivos, reaccionan solo con el sexo. Las mujeres son decentes y no tiene sexo sino hasta tener una pareja estable o casarse. El hombre que sale con más mujeres es un ganador. La mujer que sale con más hombres, es puta. Para las mujeres, ser ama de casa es normal; para los hombres, serlo es una vergüenza. La mujer se encarga de los hijos, el hombre se ocupa de su profesión. La causa de una infidelidad en el matrimonio siempre es de la mujer que se metió y destruyó un hogar, jamás del hombre que fue cruelmente tentado. El sexo entre dos hombres es ridículo y asqueroso. El sexo entre mujeres es excitante y natural (si ambas están buenas, claro). El hombre gana experiencia, autoridad y respeto a medida que se hace viejo. Las mujeres viejas son patéticas y locas.

Estos son algunos estereotipos de género (unos más graves que otros) con los que convivimos. Ojalá los hubiera inventado, pero los veo o los he visto alguna vez en gente que le interesa demasiado cómo la ven los demás. A esto solo me queda decir que debemos cuidar bien cómo nos comportamos, no nos vayamos a ver demasiado idiotas pensando que todo esto, verdaderamente, es inmutable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s